Crema de coliflor de Olga.

Hace muchos años, comí una sopa de coliflor cocinada por una amiga de la familia tan íntima que contaba como una tercera abuela para mí. No comí casi nada más preparado por ella, puesto que su familia visitaba a la mía en las vacaciones de verano y vivíamos a base de bares, picoteos, ensaladas y chucherías. En cualquier caso, aquella sopa deliciosa se me quedó en la memoria y me he pasado los últimos 15 años, poco más o menos, intentando que me quede parecida. Por fin lo he conseguido.

La clave para que una crema de coliflor quede buena es usar una coliflor muy fresca y cocer poco tiempo. Yo la preparo con Termomix pero sería muy fácil de hacer con olla convencional y minipimer.

Ingredientes:
1 puerro (parte blanca).
1 patata roja grande, pelada.
Media coliflor pequeña.
Aceite vegetal.
Mantequilla (opcional)
Nuez moscada.
Un queso suave, como Gouda, Edam, o si quieres mantener el norueguismo, Jarlsberg, rallado o en taquitos.

Calentar 1 min / vel 1/ 100º una cucharada escasa de aceite y otra de mantequilla. Añadir el puerro. Triturar 5 secs / vel 5. y rehogar 5 min / vel 1 / 100º. Añadir las otras verduras, cortadas en trozos, y rehogar 5 minutos más. Triturar 10 secs / vel 6. Añadir sal, abundante nuez moscada, medio litro de agua. Cocer entre 10 y 15 minutos y ni uno más. Triturar hasta que quede con la consistencia deseada. Se puede añadir un poco de nata o de leche entera.

Ay, Olga. Cuánto te echo de menos.