Archivos de la categoría Recetas

Patatas fritas light.

Sí, vale, no es lo mismo, pero tienen muchas menos calorías, y están ricas.

Cortar las patatas en bastones, o como te guste comerlas fritas. Colocarlas en una bandeja de horno en una sola capa y un poquito separadas. Esto es importante para que queden bien secas. regarlas con muy poco aceite de oliva, como para aliñar una ensalada, y un poco de pimentón. Al horno a 180º durante 3 cuartos de hora, revolviendo una o dos veces para que se doren por igual y no se peguen a la bandeja.

Salar antes de servir.

 

Tortilla de higadillos de pollo

Esta receta fue, que yo recuerde, mi introducción al blog de cocina Serious Eats, por recomendación de la víctima de mis experimentos, que había quedado impresionado por las descripciones de platos a base de casquería de Chichi Wang. Es un plato muy denso que merece la pena probar.

Ingredientes para una tortilla grande para una persona:

2 higaditos de pollo, limpios. Sin corazones.
Media taza (un vasito) de leche.
3 champiñones, o rebozuelos si están disponibles.
Dos huevos grandes.
3 cucharadas de vino blanco.
Nuez moscada.

 

Poner en remojo los higaditos en la leche durante al menos media hora. Escurrir y tirar el líquido. Enjuagar muy brevemente en agua fría y secar con papel de cocina. Cortar cada higadillo en 2 o 3 trozos.

En una sartén, calentar una cucharada de aceite o de mantequilla; cuando esté caliente, añadir los champiñones, cortados en rodajitas. Saltear unos minutos. Reservar.

En la misma sartén, añadir una segunda cucharada de aceite o mantequilla. Rehogar los higadillos aproximadamente un minuto, hasta que estén hechos por fuera pero aún de color rosa por dentro. Reservar junto con los champiñones.

Añadir el vino a la sartén. Desglasar. Llevar a ebullición y reducir a la mitad. Verter el líquido sobre los champiñones y los higaditos.

Batir los huevos. Rallar nuez moscada sobre el huevo batido. Salpimentar. Añadir el relleno al tazón donde los has batido.

Engrasa una vez más la sartén. Añade la mezcla de huevos y cocina durante un par de minutos. Vigílalo para que esté dorada por abajo pero poco hecha por arriba, apenas cuajada. Dóblala por la mitad y colócala con cuidado en un plato.
Servir inmediatamente.

 

Portobellos rellenos de tomate

Las setas portobello son muy agradecidas para rellenar de cualquier cosa. Se les quita el tallo, que no hace falta tirar sino que se puede incorporar al relleno o guardarlo para otra cosa; y se pueden hacer a la parrilla en una sartén, o al grill en el horno. A continuación se rellenan, y si se quiere se gratinan. Aquí están rellenos de salsa de tomate caser, con trozos grandes, rematado con parmesano gratinado y perejil fresco. Un poco de pan, y ya es una cena ligera.

Pollo coronación

Esta es una receta inglesa clásica, inventada (o adaptada a partir de otra, según a quién le preguntes) para la coronación de la reina Isabel. Sí, es lo que el Comidista llamaría “comida viejuna” pero a mí me encaaaanta.

Ingredientes:
Lechuga, aunque a mí también me gusta con repollo crudo en juliana.
Pechuga de pollo asada o cocida, deshilada en tiritas.
Una salsa a base de mayonesa y polvitos de curry. No vale ninguna mezcla casera de comino con cúrcuma, etc. Tienen que ser polvitos de curry de los cutres.
Opcional: pasas.

Se puede comer tal cual o como relleno de sándwiches.

Tarta alemana de ciruelas

Esta tarta, que como se ve quedó un poco rota y algo más hecha de la cuenta, mejorará con un par de cambios. La saqué de un libro alemán titulado simplemente “Repostería”.

Ingredientes:
Una porción de masa quebrada. Yo siempre uso esta receta. La del libro se desmoronaba, como puede verse en la foto.

1 kg de ciruelas según la receta, pero con 600 gr. pesadas después de deshuesadas tuvimos bastante.
Una cucharada de azúcar.
125ml de nata de 30%.
2 huevos.
una pizca de canela.

Preparar la masa. Precalentar el horno a 220º. Mientras reposa en el frigorífico, cortamos las ciruelas por la mitad, y si son lo bastante grandes, en cuartos. Extendemos la masa en una superficie enharinada, la colocamos en el molde engrasado, y ponemos encima las ciruelas en círculos concéntricos, con la piel hacia abajo, lo más juntas posible pero sin que se monten, en una sola capa.

Meter la tarta al horno 10 minutos, mientras batimos todos los demás ingredientes. Sacamos la tarta del horno y vertemos por encima de las ciruelas, ligeramente pochadas, la crema de huevo y nata. Ahora yo modificaría la receta del libro y bajaría el horno a 180º para cocerla unos 25 minutos.

 

Cuscús con verduras asadas

Ventajas de este plato: está buenísimo, es muy simple y se hace solo.

Inconvenientes: cuando más pega es en verano, así que ya me diréis quién tiene ganas de encender el horno. Se puede reconvertir a barbacoa, pero yo no tengo.

Se necesitan verduras que estén buenas asadas: tomate, berenjena, calabacín, cebolla. Se cortan en rodajas y se ponen en una bandeja de horno con un chorrito de aceite, pero muy poco. Se hornean a 200º durante aprox 30º (si hace calor, puedes huir de la cocina y echarles un vistazo cada 5-10 minutos).

Cocer un cuscús, pero no con agua sino con caldo que lleve un pellizco de especias marroquíes. Servir una cucharada de cuscús con las verduras al gusto por encima.

 

Lo-que-quieras con bambú y setas chinas.

Así imito yo el plato de (carne al gusto) con bambú y setas chinas de los restaurantes chinos.

Ingredientes:
Tu alimento proteínico favorito, o ninguno. Pollo, cerdo, ternera. Creo que no quedaría bueno con pescado. La última vez usé seitan.

Una cebolla.
Un diente de ajo, o si te gusta mucho, dos.
una cucharada de jengibre fresco rallado.
Champiñones blancos al gusto.
Setas chinas al gusto. Yo prefiero usar al menos una parte de shiitakes secas, hidratadas en agua tibia durante media hora aproximadamente.
Brotes de bambú. Yo los prefiero en conserva al vacío antes que de lata; son más feos pero también más tiernos y tienen mejor sabor.
Salsa de soja.
Aceite de sésamo, o pasta de sésamo.
Una cucharadita de Maicena.

Partimos de todo limpio y cortado en lonchas o tiras finas. En un wok o sartén, doramos con un poco de aceite el tofu, seitan o carne que estemos usando, y cuando esté más o menos uniformemente dorado, lo apartamos a un plato.

A ese mismo wok o sartén echamos la cebolla, y cuando se empiece a dorar, agregamos el ajo triturado y el jengibre rallado. Revolvemos todo muy bien durante un minuto con cuidado para que no se queme. Añadimos los champiñones y setas crudos, tras unos cinco minutos añadimos cualquier ingrediente en conserva (otras setas, el bambú) y la carne previamente dorada. Salteamos cinco minutos más.

Para la salsa: mezclamos la cucharadita de maicena con un par de cucharadas de agua fría, en un vas, y cuando no tenga ningún grumito lo mezclamos con el agua de haber remojado setas; si no hemos usado setas secas, pues medio vaso de agua solamente. Dos cucharadas de salsa de soja, una o dos de aceite de sésamo, se bate todo muy bien con un tenedor y se saltea un minuto más. Se sirve con fideos o con arroz.

 

Mantequilla aromatizada umami

No pongo foto porque después de las preciosas fotos de la receta original en Delicious Days, poner aquí las mías es un poco pa ná. Hay dos diferencias entre mi receta y la original: el uso de la Thermomix, y que yo la he hecho vegetariana.

Echar en la Termomix de 10 a 20 gramos de cada uno de estos ingredientes:

Hierbas aromáticas frescas al gusto. Perejil va muy bien.
1 o 2 dientes de ajo
Parmesano.
La ralladura de 1/2 limón.
Tomates secos.
Aceitunas negras o Kalamata, sin hueso.

Triturar. 5 segundos a vel. 5 os dan trocitos; 10 segundos a vel. progresiva del 5 al 8 os dan puré. Depende de lo fino que queráis el resultado final.

A continuación añadimos:
Una cucharada escasa de Marmite (la receta original usaba anchoas; este es el retoque vegetariano)
Una cucharada de concentrado de tomate.
250 gr de mantequilla.

Y lo batimos 2 min., vel. 2, 37º. Si no está muy bien mezclado le damos uno o dos minutos más.

Y listo. Pasar a un cacharro de plástico a ser posible hermético. Se conserva bien en el frigorífico varias semanas.

Ensalada variada de pasta

Vegan Planet llama a este inento “ensalada nizarda con pasta”, algo que es poco purista porque la ensalda nizarda lleva atún, anchoas y huevos, así que muy vegana no es.

En fin, esta ensalada se compone de: pasta, judías verdes cocidas, alubias blancas cocidas, tomate, lechuga u otras yerbitas de ensalada, aceitunas. Y lleva un aliño de aceite de oliva, perejil, vinagre, y mostaza. Está buenísima y en verano puede ser plato único.

Verduras con polenta

Por más que he buscado en Vegan Planet, parece que este plato me lo he inventando yo (!). Huevo frito por las dos caras, polenta asada (se hace la poenta según las instrucciones del paquete, se pone en una fuente de horno engrasada, y se hornea más o menos media hora), y verduras salteadas. En este caso, espárragos trigueros, cebolleta, tomate, pimiento rojo, y guisantes cocidos.