Magdalenas de manteca de cacahuete

55 gr de mantequilla
225 gr de azúcar moreno
115 gr de manteca de cacahuete. Puede ser casera.
2 huevos.
1 cucharadita de esencia de vainilla
225 gr de harina
1 cucharadita de levadura química
100 ml de leche.

Calentar el horno a 180º. Poner papeles de magdalena en una bandeja con huecos.

Batir en la thermomix la mantequilla, el azúcar y la manteca de cacahuete 3 min. a vel 3. Añadir los huevos, la leche y la vainilla y batir un minuto más. Volcar la harina previamente mezclada con la levadura y amazar con la función de amasado. Verter en los papeles de magdalena con la ayuda de una cuchara y la espátula.

Hornear 25 minutos o hasta que estén doradas. Dejarlas enfriar en una rejilla antes de comer.

VARIANTES:
Llenar los papeles de magdalena hasta la mitad. poner en el centro de cada una 172 cucharadita de mermelada de fresa, o de crema de chocolate. Acabar de llenar los papeles. Hornear.

 

Magdalenas blandas de pan de jengibre

115 gr de harina
2 cucharaditas de jengibre en polvo
1 cucharadita de canela
1 cucharada de jengibre confitado, picado muy finito.
3/4 cucharadita de bicarbonato
4 cuch = 1/4 de taza de leche
85 gr de mantequilla.
100 gr de azúcar moreno.
2 huevos

Calentar el horno a 160º. Poner papeles de magdalena en una bandeja de horno con huecos.

Mezclar en un bol la harina con la canela, el jengibre molido y el jengibre confitado. En otro bol, disolver el bicarbonato en la leche.

En la thermomix, batir la mantequilla y el azúcar 4 minutos a velocidad 3. Añadir los huevos y batir un minuto más. Volcar la harina, por último la leche, y amasar con la velocidad de amasado. Verter en los papeles de magdalena con aydua de una cuchara y la espátula. Hornear 20 minutos.

Magdalenas de miel y especias.

70 gr de mantequilla.
50 gr de azúcar moreno.
50 gr de miel o jarabe de arce.
100 gr de harina.
1 cucharadita escasa de levadura química.
1 cucharadita de pimienta de Jamaica, canela, clavo, o una mezcla.
1 huevo.
12 almendras repeladas crudas.

Precalentar el horno a 180º y colocar en una bandeja con huecos 12 papeles de magdalena.

Poner en el vaso de la thermomix la mantequilla, el azúcar y la miel y mezclar 3 minutos a 60º, vel. 3. A continuación, batir 2 minutos más, vel 3, sin calor, para que se enfríe un poco. Añadir los huevos con la máquina en marcha para que no cuajen.
Volcar la harina con la levadura y las especias y amasar con el botón de amasado. Verter en los papeles de magdalena con la ayuda de una cuchara y la espátula. Coloca una almendra sobre cada magdalena.

Hornear de 20 a 25 minutos. Salen pequeñas, y se ponen duras en seguida. Quedan algo más blandas con sirope de arce.

Magdalenas de chocolate y naranja, jengibre o café.

50 gr de chocolate de repostería.
125 gr de mantequilla.
125 gr de azúcar. Yo prefiero usar azúcar moreno.
150 gr de harina.
una cucharadita de postre de levadura química.
2 huevos.
AROMATIZANTES:
La ralladura de una naranja y dos cucharadas de su zumo.
3 cucharadas de mermelada que combine bien con el chocolate. Lo mejor, naranja, jengibre o cereza.
3 cuharadas soperas de café muy fuerte.

Precalentar el horno a 180º. Poner papeles de magdalena en una bandeja de horno con 12 huecos.

Derretir en un cacito el chocolate. Yo lo prefiero así incluso si uso thermomix, porque para los pasos siguientes la necesito limpia.

En la thermomix, pesar la harina, añadir la levadura, tapar con el vasito, y mezclar 5 segundos a vel. 6-7. Así nos ahorramos cernirla y le incorporamos aire. La pasamos a un bol.

En la thermomix, batimos la mantequilla con el azúcar al menos 3 minutos a vel. 3. Añadimos los huevos y uno de los aromatizantes. Batimos un minuto más, y otro minuto más con el chocolate.

Volcamos la harina en el vaso de la máquina y amasamos con la función de amasado. Con una cuchara y la espátula, llenamos los papeles de magdalena. Hornear 15 minutos.

A pesar de la gran cantidad de mantequilla, se ponen duros y se desmigan bastante pronto, en un par de días.

Patatas fritas light.

Sí, vale, no es lo mismo, pero tienen muchas menos calorías, y están ricas.

Cortar las patatas en bastones, o como te guste comerlas fritas. Colocarlas en una bandeja de horno en una sola capa y un poquito separadas. Esto es importante para que queden bien secas. regarlas con muy poco aceite de oliva, como para aliñar una ensalada, y un poco de pimentón. Al horno a 180º durante 3 cuartos de hora, revolviendo una o dos veces para que se doren por igual y no se peguen a la bandeja.

Salar antes de servir.

 

Viaje gastronómico a Noruega.

No, no he estado en Noruega, ojalá. Se trata de que Skyscanner, un buscador de vuelos, propone un concurso en el que para participar, hay que contar qué haríamos en el viaje gastronómico de nuestros sueños. Hay muchos lugares que quisiera visitar (París, Tokyo) pero al final he pensado en uno menos conocido: Noruega.

En Bergen, visitaría el mercado de pescado, y comería el maravilloso queso gudbrandalsost, un queso que carameliza durante su fabricación y parece una extraña mezcla de queso y toffee. Si fuera en verano, también comería frutos del bosque.

Alquilaría un barquito y me iría a pescar a los fiordos. Hay de todo y con un poco de suerte, se pescan hasta bacalaos pequeños con caña. Me preocupa el daño medioambiental de las granjas de salmón, pero ir a Noruega y no comerlo… ¡faltaría algo importante!

Y si fuera aún más al norte, ¿por qué no probar carne de reno?

Tortilla de higadillos de pollo

Esta receta fue, que yo recuerde, mi introducción al blog de cocina Serious Eats, por recomendación de la víctima de mis experimentos, que había quedado impresionado por las descripciones de platos a base de casquería de Chichi Wang. Es un plato muy denso que merece la pena probar.

Ingredientes para una tortilla grande para una persona:

2 higaditos de pollo, limpios. Sin corazones.
Media taza (un vasito) de leche.
3 champiñones, o rebozuelos si están disponibles.
Dos huevos grandes.
3 cucharadas de vino blanco.
Nuez moscada.

 

Poner en remojo los higaditos en la leche durante al menos media hora. Escurrir y tirar el líquido. Enjuagar muy brevemente en agua fría y secar con papel de cocina. Cortar cada higadillo en 2 o 3 trozos.

En una sartén, calentar una cucharada de aceite o de mantequilla; cuando esté caliente, añadir los champiñones, cortados en rodajitas. Saltear unos minutos. Reservar.

En la misma sartén, añadir una segunda cucharada de aceite o mantequilla. Rehogar los higadillos aproximadamente un minuto, hasta que estén hechos por fuera pero aún de color rosa por dentro. Reservar junto con los champiñones.

Añadir el vino a la sartén. Desglasar. Llevar a ebullición y reducir a la mitad. Verter el líquido sobre los champiñones y los higaditos.

Batir los huevos. Rallar nuez moscada sobre el huevo batido. Salpimentar. Añadir el relleno al tazón donde los has batido.

Engrasa una vez más la sartén. Añade la mezcla de huevos y cocina durante un par de minutos. Vigílalo para que esté dorada por abajo pero poco hecha por arriba, apenas cuajada. Dóblala por la mitad y colócala con cuidado en un plato.
Servir inmediatamente.

 

Portobellos rellenos de tomate

Las setas portobello son muy agradecidas para rellenar de cualquier cosa. Se les quita el tallo, que no hace falta tirar sino que se puede incorporar al relleno o guardarlo para otra cosa; y se pueden hacer a la parrilla en una sartén, o al grill en el horno. A continuación se rellenan, y si se quiere se gratinan. Aquí están rellenos de salsa de tomate caser, con trozos grandes, rematado con parmesano gratinado y perejil fresco. Un poco de pan, y ya es una cena ligera.

Pollo coronación

Esta es una receta inglesa clásica, inventada (o adaptada a partir de otra, según a quién le preguntes) para la coronación de la reina Isabel. Sí, es lo que el Comidista llamaría “comida viejuna” pero a mí me encaaaanta.

Ingredientes:
Lechuga, aunque a mí también me gusta con repollo crudo en juliana.
Pechuga de pollo asada o cocida, deshilada en tiritas.
Una salsa a base de mayonesa y polvitos de curry. No vale ninguna mezcla casera de comino con cúrcuma, etc. Tienen que ser polvitos de curry de los cutres.
Opcional: pasas.

Se puede comer tal cual o como relleno de sándwiches.

Tarta alemana de ciruelas

Esta tarta, que como se ve quedó un poco rota y algo más hecha de la cuenta, mejorará con un par de cambios. La saqué de un libro alemán titulado simplemente “Repostería”.

Ingredientes:
Una porción de masa quebrada. Yo siempre uso esta receta. La del libro se desmoronaba, como puede verse en la foto.

1 kg de ciruelas según la receta, pero con 600 gr. pesadas después de deshuesadas tuvimos bastante.
Una cucharada de azúcar.
125ml de nata de 30%.
2 huevos.
una pizca de canela.

Preparar la masa. Precalentar el horno a 220º. Mientras reposa en el frigorífico, cortamos las ciruelas por la mitad, y si son lo bastante grandes, en cuartos. Extendemos la masa en una superficie enharinada, la colocamos en el molde engrasado, y ponemos encima las ciruelas en círculos concéntricos, con la piel hacia abajo, lo más juntas posible pero sin que se monten, en una sola capa.

Meter la tarta al horno 10 minutos, mientras batimos todos los demás ingredientes. Sacamos la tarta del horno y vertemos por encima de las ciruelas, ligeramente pochadas, la crema de huevo y nata. Ahora yo modificaría la receta del libro y bajaría el horno a 180º para cocerla unos 25 minutos.