Cuscús con verduras asadas

Ventajas de este plato: está buenísimo, es muy simple y se hace solo.

Inconvenientes: cuando más pega es en verano, así que ya me diréis quién tiene ganas de encender el horno. Se puede reconvertir a barbacoa, pero yo no tengo.

Se necesitan verduras que estén buenas asadas: tomate, berenjena, calabacín, cebolla. Se cortan en rodajas y se ponen en una bandeja de horno con un chorrito de aceite, pero muy poco. Se hornean a 200º durante aprox 30º (si hace calor, puedes huir de la cocina y echarles un vistazo cada 5-10 minutos).

Cocer un cuscús, pero no con agua sino con caldo que lleve un pellizco de especias marroquíes. Servir una cucharada de cuscús con las verduras al gusto por encima.

 

Lo-que-quieras con bambú y setas chinas.

Así imito yo el plato de (carne al gusto) con bambú y setas chinas de los restaurantes chinos.

Ingredientes:
Tu alimento proteínico favorito, o ninguno. Pollo, cerdo, ternera. Creo que no quedaría bueno con pescado. La última vez usé seitan.

Una cebolla.
Un diente de ajo, o si te gusta mucho, dos.
una cucharada de jengibre fresco rallado.
Champiñones blancos al gusto.
Setas chinas al gusto. Yo prefiero usar al menos una parte de shiitakes secas, hidratadas en agua tibia durante media hora aproximadamente.
Brotes de bambú. Yo los prefiero en conserva al vacío antes que de lata; son más feos pero también más tiernos y tienen mejor sabor.
Salsa de soja.
Aceite de sésamo, o pasta de sésamo.
Una cucharadita de Maicena.

Partimos de todo limpio y cortado en lonchas o tiras finas. En un wok o sartén, doramos con un poco de aceite el tofu, seitan o carne que estemos usando, y cuando esté más o menos uniformemente dorado, lo apartamos a un plato.

A ese mismo wok o sartén echamos la cebolla, y cuando se empiece a dorar, agregamos el ajo triturado y el jengibre rallado. Revolvemos todo muy bien durante un minuto con cuidado para que no se queme. Añadimos los champiñones y setas crudos, tras unos cinco minutos añadimos cualquier ingrediente en conserva (otras setas, el bambú) y la carne previamente dorada. Salteamos cinco minutos más.

Para la salsa: mezclamos la cucharadita de maicena con un par de cucharadas de agua fría, en un vas, y cuando no tenga ningún grumito lo mezclamos con el agua de haber remojado setas; si no hemos usado setas secas, pues medio vaso de agua solamente. Dos cucharadas de salsa de soja, una o dos de aceite de sésamo, se bate todo muy bien con un tenedor y se saltea un minuto más. Se sirve con fideos o con arroz.

 

Mantequilla aromatizada umami

No pongo foto porque después de las preciosas fotos de la receta original en Delicious Days, poner aquí las mías es un poco pa ná. Hay dos diferencias entre mi receta y la original: el uso de la Thermomix, y que yo la he hecho vegetariana.

Echar en la Termomix de 10 a 20 gramos de cada uno de estos ingredientes:

Hierbas aromáticas frescas al gusto. Perejil va muy bien.
1 o 2 dientes de ajo
Parmesano.
La ralladura de 1/2 limón.
Tomates secos.
Aceitunas negras o Kalamata, sin hueso.

Triturar. 5 segundos a vel. 5 os dan trocitos; 10 segundos a vel. progresiva del 5 al 8 os dan puré. Depende de lo fino que queráis el resultado final.

A continuación añadimos:
Una cucharada escasa de Marmite (la receta original usaba anchoas; este es el retoque vegetariano)
Una cucharada de concentrado de tomate.
250 gr de mantequilla.

Y lo batimos 2 min., vel. 2, 37º. Si no está muy bien mezclado le damos uno o dos minutos más.

Y listo. Pasar a un cacharro de plástico a ser posible hermético. Se conserva bien en el frigorífico varias semanas.

Ensalada variada de pasta

Vegan Planet llama a este inento “ensalada nizarda con pasta”, algo que es poco purista porque la ensalda nizarda lleva atún, anchoas y huevos, así que muy vegana no es.

En fin, esta ensalada se compone de: pasta, judías verdes cocidas, alubias blancas cocidas, tomate, lechuga u otras yerbitas de ensalada, aceitunas. Y lleva un aliño de aceite de oliva, perejil, vinagre, y mostaza. Está buenísima y en verano puede ser plato único.

Seitan con champiñones y vino tinto.

Robin Robertson dice que esta receta debe ser acompañada con espaguetis, arroz o patatas. Aunque seitán con pasta sea comida de tontos,  a mí me pareció que tenía pinta de ir especialmente bien con pasta.

Para dos personas:
1/4 kilo de seitan.
una cebolla pequeña
200 gramos de champiñones.
1/4 taza de vino tinto (admite más).
1/2 taza de caldo.
Hierbas Provenzales.

Trocear el seitan y freírlo en una sarté hasta que se dore. Apartar y reservar. Freír la cebolla picada y cocinar unos 5 minutos. Añadir los chapiñones laminados y el vino, y herir hasta qu el lúquido se reduzca a la mitad, unos 2 minutos. Según la receta, esto había que apartarlo para añadir el caldo y reducirlo hasta que hiciera la salsa, pero a mí me pareció innecesario y agregué el caldo y las especias. Cocinar todo junto unos 5 minutos más y servir con la guarnición escogida.

Falsa salsa choron

Un poco de clase de cocina clásica: hay una familia de salsas basadas en la salsa holandesa, que es caliente y tiene mantequilla, huevos, y limón. La bearnesa es holandesa con vino blanco, chalotas y estragón. La salsa choron es una bearnesa con tomate.

La salsa holandesa de Vegan Planet no sustituye para nada a la original, pero ésta otra sí es un acompañamiento agradable para verduras.Imagino que es porque aún no he probado la choron auténtica…

1/3 de taza de vino blanco.
2 cebolletas o chalotas, picadas.
1/2 cucharadita de estragón seco.
2/3 taza de mayonesa.
cúrcuma, cayena o ambas, al gusto.
un tomate pelado, sin semillas y picado fino.

Cocer en un cazo las cebollas en el vino con el estragón hasta que el líquido se reduzca a la mitad. Pasar por la minipimer junto con la mayonesa y la cúrcuma o cayena. Mezclar sin batir con el tomate troceado. Servir tibia, con verduras cocidas o asadas.

 

Falsa salsa holandesa

La falsa salsa holandesa de Vegan Planet puede cubrir la necesidad de tener una salsa cremosa y ácida, pero a mí lo que me gusta de la salsa holandesa auténtica es el sabor de la mantequilla y el huevo de buena calidad.

En fin. 2/3 de taza de mayonesa, una cucharada de zumo de limón, 1 cuharadita de mostaza, y un poco de cúrcuma para lograr el color amarillo obtienen una salsa ácida adecuada para acompañar verduras y sandwiches. Pero cualquier parecido con la holandesa será mera coincidencia.

Chile con quinoa

Esta receta de Vegan Planet se hacía con unas legumbres que se llaman “anasazi”, que son realmente bonitas en crudo. Como yo no tenía nada parecido, lo hice con garbanzos. Está muy bueno combinado con quinoa, así que otro día lo haré con frijoles negros o alubias pintas.

Es simple. Se fríe una cebolla con un pimiento morrón, se añade pimentón picante, comino y orégano al gusto, se añade una lata de tomate pelado troceado y en 10 minutos se agregan más o menos 2 tazas de garbanzos cocidos. Se cuece 10 minutos más y se sirve acompañado de quinoa cocida.

Verduras con polenta

Por más que he buscado en Vegan Planet, parece que este plato me lo he inventando yo (!). Huevo frito por las dos caras, polenta asada (se hace la poenta según las instrucciones del paquete, se pone en una fuente de horno engrasada, y se hornea más o menos media hora), y verduras salteadas. En este caso, espárragos trigueros, cebolleta, tomate, pimiento rojo, y guisantes cocidos.

Gratinado de verduras de primavera

Vegan Planet recomendaba acompañar este plato de verduras con tostadas untadas de algún tipo de paté proteínico, como por ejemplo puré de alubias blancas al ajo. Nosotros lo tomamos de plato único porque llevaba bastante trabajo, y creo que iría perfecto con unas chuletitas de cordero o unos huevos.

1/2 kg patatas nuevas pequeñas.
3 cebolletas picadas
1 calabacín, cortado en rodajitas.
1 taza de tomates cherry, o pelados de lata.
1/4 kg de espárragos trigueros.
1/4 taza de caldo, y si no hay tan poco, agua.
3/4 taza de pan rallado.
1/4 taza de almendra fileteada o troceada (cruda).

Precalentar el horno a 200º C. Hervir las patatas sólo 5 o 10 minutos.

Rehogar brevemente las cebolletas.

Colocar las verduras en capas en una fuente de horno en el orden indicado en los ingredientes. Verter el caldo por encima.

Mezclar en un cuenco dos o tres cucharadas de aceite, el pan rallado, y alguna especia o hierba que te guste y que combine con las verduras, desde pimentón a salvia, lo que más te guste. Espolvorea todo uniformemente sobre las verduras, y remata con las almendras.

Hornea hasta que esté dorado y las verduras estén tiernas, unos 45 minutos. Deja reposar 5 minutos antes de servir.