Archivo de la etiqueta: rápido

Ensalada waldorf

La foto es peor que la mala calidad habitual, pero por algún accidente no salió ninguna otra. En fin.

A los americanos les encanta meter ingredientes dulces en la comida. En su versión más pura y clásica, la ensalada Waldorf sólo tiene manzana, apio y mayonesa. Servirla sobre lechuga es opcional. Poco tiempo después de su invención, se incorporaron las nueces. Para pasarla de guarnición a plato principal, se añade pechuga de pollo cocida o fiambre de pavo (imagino que debe quedar muy rica con tofu ahumado, pero no lo he probado todavía). Para hacer una versión más light, se puede usar salsa de yogur.La foto es ensalada light con pollo.

A mí me gusta como base para una ensalada de patatas, aunque entonces ya no sería una Waldorf auténtica.

Espárragos al grill con sésamo

Robin Robertson presenta esta receta con “Una vez que empieces a asar espárragos, te preguntarás por qué los servías antes de otra manera”. Y la verdad es que tienen razón. Son la receta de espárragos favorita de la víctima de mis experimentos.

Sólo necesitas espárragos, una cucharada de aceite de sésamo y dos de semillas de sésamo. Los espárragos se pueden cortar en trozos de unos 5 cm de largo o dejarlos enteros; se aliñan con el aceite y con sal y se colocan en una bandeja de horno en una sola capa y un poco espaciados. Se ponen al grill entre 5 y 8 minutos, dependiendo de lo gruesos que sean, y se sirven con las semillas de sésamo por encima.

Sándwich de huevo Enano Rojo

En la serie Enano Rojo, los protagonistas Rimmer y Lister tienen una conversación sobre cómo Rimmer (un pringao desastroso pero con cierto encanto) se parece un montón a su invento, el bocadillo de huevos fritos con chutney y salsa picante (una pringue desastrosa, pero… eso). Tenéis el diálogo transcrito aquí, con una receta de sandwich complicadísima, y aquí el vídeo:

En su versión más simple, el bocadillo es muy fácil de hacer y no es tan asqueroso como Lister quiere hacernos creer.

Necesitamos:

Dos rebanadas de pan blanco pero contundente.
Un huevo.
Mantequilla si te quieres tomar el experimento muy en serio.
Chutney, el que más te guste, aunque el que se suele encontrar con más facilidad es de mango. El de la foto es uno casero de melocotón, pero como mi chutney no es ninguna maravilla, cualquiera de bote servirá.
Salsa picante tipo tabasco, la que quieras.
Aceite. Hicimos el experimento con aceite de oliva pero sería mejor usar uno más neutro.

Se tuesta el pan, el huevo se fríe por las dos caras para que la yema quede bien hecha. Si te gustan las cosas realmente pringosas, unta de mantequilla una de las dos tostadas, y de chutney la segunda. Se pone el huevo sobre la mitad con mantequilla, y se salpica con unas gotas de salsa picante. Cómelo delante de la tele, viendo la serie más friki que seas capaz de pillar. En interés del purismo, no lo arregles con ensalada.